Alertan por retraso en otras vacunas de niños

Temen que población infantil esté desprotegida por caída de coberturas

2022-01-14T08:00:00.0000000Z

2022-01-14T08:00:00.0000000Z

El Pais Uruguay

https://epaper.elpais.com.uy/article/281496459645962

PORTADA

■■ Las autoridades y los pediatras están en alerta ante el retraso que la pandemia causó en el esquema básico de vacunación. “Ocurrió en todo el mundo, no es una excepción uruguaya, pero urge ponerse al día con esas vacunas que evitan enfermedades potencialmente muy graves para los niños”, enfatizó la catedrática en Pediatría María Catalina Pírez. Aunque el covid-19 haya acaparado las cámaras de los últimos dos años, los otros virus y bacterias no dejaron de circular. Incluso algunos están causando brotes de preocupación en Sudamérica. La vacuna triple viral, que incluye la protección contra el sarampión, la rubeola y las paperas, se administra en dos dosis. La cobertura de la primera de ellas supera el 90% a escala país. Pero la segunda dosis tenía entonces tal retraso que, en algunos departamentos, como Montevideo, solo uno de cada cuatro niños se había vacunado. La cobertura contra la varicela también preocupa; en algunos departamentos, la segunda dosis apenas alcanza a la mitad de la población objetivo. Miles de niños ya recibieron su primera dosis de la vacuna contra el covid-19. Unos segundos antes del pinchazo en el deltoides, los vacunadores les hacían algunas preguntas a los adultos referentes. Cuando el pequeño tenía cerca de cinco años, una de las consultas más recurrentes era: “¿recibió la vacuna de los cinco?”. Y cuando el menor había cumplido los 11, se repetía la pregunta, pero cambiando la edad. El cuestionario no acababa ahí. Cuando el adulto respondía afirmativamente, el vacunador repreguntaba: “¿en qué fecha recibió esa vacuna?”. Detrás de estas simples preguntas “filtro” se esconde un motivo de salud personal y otro de salud pública. El Ministerio de Salud estableció que las vacunas en los niños tienen que separarse en una ventana de 14 días. “No hay ningún motivo científico que justifique esa separación, simplemente se hace por precaución y para, en el caso de los excepcionales efectos adversos, saber si se debe a una vacuna o a la otra”, explicó el infectólogo pediátrico Álvaro Galiana, director del hospital Pereira Rossell. De hecho, el miércoles, en el primer día de vacunación, llegó al Pereira un niño que había recibido la dosis del esquema básico de vacunación hacía 13 días e igual se permitió que le fuera administrada la dosis contra el covid-19. Los médicos evaluaron para ese caso, en que el niño no había tenido ninguna reacción a la primera vacuna, que era preferible que no perdiera el turno de la vacuna contra el coronavirus ya que no existen contraindicaciones de dar dosis en simultáneo (Estados Unidos vacuna contra la gripe y el covid a la vez, por ejemplo). Pero detrás del cuestionario de los vacunadores hay otra razón: las autoridades y los pediatras están en alerta ante el retraso que la pandemia causó en el esquema básico de vacunación. “Ocurrió en todo el mundo, no es una excepción uruguaya, pero urge ponerse al día con esas vacunas que evitan enfermedades potencialmente muy graves para los niños”, enfatizó la catedrática en Pediatría María Catalina Pírez, presidenta de la Lucha Antituberculosa. Aunque el coronavirus haya acaparado las cámaras y los flashes de los últimos dos años, los otros virus y bacterias no dejaron de circular. Incluso algunos están causando brotes de preocupación en Sudamérica. Es el caso del sarampión, “una enfermedad infecciosa que se contagia con mucha facilidad y para la cual la vacuna es la mejor protección”, insistió Pírez. La vacuna triple viral —que incluye la protección contra el sarampión, la rubeola y las paperas— se administra en dos dosis. La primera de ellas se da al año de vida y, a juzgar por las cifras oficiales a las que accedió El País, al 30 de junio de 2021 la cobertura superaba el 90% a escala país. Pero la segunda dosis tenía entonces tal retraso que, en algunos departamentos, como Montevideo, solo uno de cada cuatro niños se había vacunado. “Puede que exista confusión porque era una vacuna que se daba a los cinco años y, ante los brotes que hay en América Latina y Europa, en 2019 se adelantó para ser administrada a los 15 meses”, explicó la presidenta de la Lucha. “De todas formas, sabemos que hay un retraso: ya en 2016 se había elevado la advertencia de la caída de la cobertura, una caída por debajo del 80% y que dejaba a la población desprotegida. Ese mismo año observamos que buena parte del retraso se venía dando en barrios de nivel socioeconómico alto, como Malvín, Punta Gorda y Carrasco”. La confusión podría explicar, también, cierto retraso en las cuartas dosis contra la polio que, desde el año pasado, se administran a los cinco años de edad. También a los cinco años el niño tiene que recibir su segunda dosis contra la varicela. Pero en Artigas y Cerro Largo la mitad no lo hizo. Lavalleja, que es el departamento con mejor cobertura en esa vacuna específica, apenas alcanza el 75%. “Es una cobertura país muy baja, en especial para otra enfermedad de alta contagiosidad en los centros educativos... muchos más si se tiene en cuenta que con la reapertura de fronteras estos virus vuelven a circular con facilidad”, explicó la catedrática Pírez. Las autoridades sanitarias aspiran a que la vacunación contra covid-19 también apuntale al esquema básico de vacunación, el cual, entienden, “es prioritario”. Por ahora no está prevista la recorrida por escuelas para ofrecer las vacunas, como ocurrió algunos años. Pírez reconoció que los centros educativos “son buenos aliados para recordarles a los padres y tutores la necesidad de actualizar las dosis, pero no pueden exigir la vacunación”. En este sentido, concluyó la especialista, “lo más importante es que los padres cuenten con información de calidad: parte de la caída de la cobertura se debió a la pandemia, pero parte a la desinformación o a las falsas creencias de que las vacunas, por ejemplo, contribuyen al autismo... es un disparate”.

es-uy