La desaparición de la Libor tras escándalo mundial y su impacto

El mundo financiero tuvo que encontrar alternativas ante el adiós a la tasa de referencia

2022-01-14T08:00:00.0000000Z

2022-01-14T08:00:00.0000000Z

El Pais Uruguay

https://epaper.elpais.com.uy/article/281689733174282

ECONOMÍA

Libor es una tasa de interés que se utilizó durante mucho tiempo de referencia a nivel mundial. Tal como se había anunciado, murió después de una larga batalla con los reguladores. ¿Por qué es importante la desaparición? Miles de contratos financieros tuvieron que reverse o renegociarse. Además, implicó el desarrollo de una transición hacía nuevas reglas del juego. El índice de referencia de la tasa de interés una vez respaldó más de US$ 300 billones en contratos financieros, pero se deshizo después de que salió a la luz un escándalo de manipulación del mercado en 2008. Resultó que los banqueros se habían estado coordinando entre sí para manipular la tasa al sesgar el número más alto o más bajo para la ganancia de sus bancos. Libor ya no se pudo utilizar para calcular nuevas transacciones a partir del 31 de diciembre, más de seis años después de que un exoperador del banco suizo UBS fuera encarcelado por sus esfuerzos para manipularlo y otros fueran despedidos, acusados o absueltos. Los bancos globales, incluidos Barclays, UBS y Royal Bank of Scotland, finalmente pagaron más de US$ 9.000 millones en multas por fijar la tasa para su propio beneficio. Randal Quarles, entonces vicepresidente de supervisión de la Reserva Federal, dijo en octubre que la tasa Libor “no era lo que pretendía ser”. Además, comentó: “Afirmó ser una medida del costo de la financiación bancaria en los mercados monetarios de Londres, pero con el tiempo se convirtió en un anuncio más arbitrario y, a veces, egoísta de lo que los bancos simplemente querían cobrar”. Libor nació en 1969 de Minos Zombanakis, un banquero griego. El sha de Irán, Mohammad Reza Pahlavi, quería un préstamo de US$ 80 millones y Zombanakis estaba dispuesto a dárselo. Pero la cuestión de la tasa de interés a cobrar por un gobernante soberano era complicada. Así que miró la tasa que otros prestatarios adinerados, los bancos de Londres, pagarían para pedir prestado entre sí. En sus primeros años, la tasa Libor era una tasa creciente pero aún adolescente, empleada para un número cada vez mayor de contratos. En 1986, a los 17 años, alcanzó su triunfo: la Libor fue adquirida por la Asociación de Banqueros Británicos. En efecto, lo convirtieron en la base de prácticamente todos los negocios que realizaban. Libor era la tasa de interés que los propios bancos tenían que pagar, por lo que ofrecía una línea base conveniente para las tasas que cobraban a los clientes que querían pedir prestado efectivo para comprar una casa o emitir un título para financiar la expansión de un negocio. Libor se convirtió en un número sellado en casi cualquier cálculo relacionado con productos financieros, desde los más humildes hasta los más exóticos. Los bancos británicos lo utilizaron para establecer las tasas de los préstamos en toda la industria, ya sea denominados en dólares, libras esterlinas, euros o yenes japoneses. Nunca antes había existido un punto de referencia de este tipo, y los movimientos diarios de la Libor eran el latido del corazón de las finanzas internacionales. Pero a medida que el Libor se acercaba a la mediana edad, comenzaron a surgir problemas de salud preocupantes. En 2008, los reguladores de Estados Unidos y Gran Bretaña comenzaron a recibir información de que los informes de tasas de los bancos estaban mal. Debido a que Libor se basó en estimaciones autoinformadas, era posible que un banco presentara una tasa que fuera artificialmente alta o baja, haciendo así que ciertas posiciones financieras fueran más rentables. Pronto, los informes de los medios de comunicación arrojaron dudas sobre la integridad de la tasa Libor, y los investigadores finalmente descubrieron una mala conducta flagrante en el proceso de fijación de tasas. En un correo electrónico publicado por los reguladores en 2012 como parte de una investigación sobre Barclays, un operador agradeció a un banquero de otra empresa por establecer una tasa más baja diciendo: “¡Amigo, te debo mucho! Ven un día después del trabajo y estoy abriendo una botella de Bollinger”, una referencia al productor de champán. El escándalo acaparó los titulares internacionales, desde el Financial Times hasta The Wall Street Journal y The Times. En poco tiempo, Libor fue el blanco de las bromas en “The Daily Show”. Los reguladores globales pidieron el final de Libor, diciendo que era potencialmente inexacto y vulnerable a la manipulación. Andrew Bailey, entonces director ejecutivo de un importante regulador bancario británico, la Autoridad de Conducta Financiera, dio la sentencia de muerte en 2017, cuando dijo que era hora de “comenzar en serio a planificar la transición a tasas de referencia alternativas”. La industria bancaria, que durante décadas construyó sistemas comerciales en torno a Libor, se aferró a ella, a pesar del sombrío pronóstico. Muchos banqueros se demoraron en hacer los cambios necesarios porque la tasa Libor se usaba mucho en el sistema financiero. “Los negadores y los rezagados se están involucrando en un pensamiento mágico”, dijo Quarles en junio. “Libor ha terminado”. Aunque no exactamente. La tasa Libor siguió siendo viable hasta finales de año, y algunos banqueros continuaron utilizándola para hacer acuerdos de préstamos apalancados hasta sus últimas horas. Esos y otros contratos existentes significan que Libor existirá en una especie de estado zombi hasta que también lleguen a su fin. Quarles, quizás reacio a hablar mal de los muertos, dijo el martes que los problemas de la tasa Libor no eran necesariamente insuperables. “Golpeas a las personas que hicieron la manipulación y dices: ‘No vuelvas a hacer eso’, y luego sigues adelante”, dijo. “No es necesario reconstruir la carretera interestatal si la gente está acelerando”. Aun así, dijo que el tiempo de Libor había pasado, “y afortunadamente el mercado ha avanzado”. Le sobreviven varios sucesores, cada uno reclamando su corona. (En base a The New York Times)

es-uy