PEACEMAKER Hacer la paz... o hacer una comedia

John Cena protagoniza la nueva serie de DC Comics, que estrenó ayer HBO Max

BELÉN FOURMENT

2022-01-14T08:00:00.0000000Z

2022-01-14T08:00:00.0000000Z

El Pais Uruguay

https://epaper.elpais.com.uy/article/282102050034698

ESPECTÁCULOS

En una entrevista reciente, el actor John Cena dijo que cuando se anunció la serie sobre su personaje, Peacemaker, la reacción general del público fue preguntarse por qué alguien le daría un programa de televisión propio “a este imbécil”. El asombro, con su cuota de posible indignación, tiene con qué justificarse. Mientras que el Universo Cinematográfico de Marvel logró desarrollar una variedad de superhéroes carismáticos como para sostener, además de sagas de películas, varias series —Wandavision, Falcon y el Soldado de Invierno, Loki, Hawkeye y habrá más—, la historia con las figuras de DC Comics ha sido bien distinta. Aunque pionera en esto de trasladar a sus poderosos personajes a la televisión —ha sido el caso de varios Superman, la Mujer Maravilla, The Flash, The Arrow, Supergirl, Batwoman y la lista sigue—, su expansión cinematográfica reciente no había tenido, aún, un cruce a este tipo de formato de ficción. El encargado de inaugurarlo es Peacemaker, con la serie homónima que ayer estrenó sus primeros tres episodios en la plataforma HBO Max. Justo Peacemaker, un grandulón de dudosa reputación, racista y con pocas herramientas para comprender el código social. Entonces, ¿por qué él? El origen de la respuesta se remonta a Escuadrón Suicida. Luego del fiasco de la película lanzada en 2016, con un plantel de supervillanos que vino a colarse entre títulos como El hombre de acero, Liga de la Justicia, Mujer Maravilla o Aquaman, los estudios Warner decidieron darle la derecha a James Gunn con una nueva mirada a este grupo de llamativas figuras. Gunn, como los propios personajes, venía de experimentar la marginación en carne propia. Walt Disney Studios lo había desvinculado, en 2018, como director de la tercera entrega de Guardianes de la Galaxia (luego lo recontrataría), después de que salieran a la luz los tuits que había publicado una década atrás, en los que hacía chistes con temas sensibles como la pedofilia o la violación. Tres meses después de que esa decisión generara un revuelo importante en la industria cinematográfica, Warner reveló que igual lo elegiría para un nuevo Escuadrón Suicida, con la intención de que le llevara frescura a un bloque de películas teñidas por la solemnidad. Y eso hizo. El Escuadrón Suicida, de 2021, rompió con la seriedad y el dramatismo para darle a Harley Quinn, Bloodsport, Peacekamer y sus colegas —¡King Shark!— un terreno libre de limitaciones. Así, en una historia ambientada en un Corto Maltés con aires de Argentina, se desplegó una desmedida carga de absurdo, gore, escatología y sexualidad que le inyectó vida nueva a la filmografía con el sello DC. Peacemaker es una secuela directa de ese Escuadrón Suicida. La serie encuentra a Christopher Smith, el superhéroe, antihéroe o supervillano del título que encarna un fibroso John Cena, de vuelta en libertad tras los complejos hechos ocurridos en Corto Maltés, donde terminó matando a su compañero, el coronel Rick Flag. Todo indicaba que el propio Smith también había fallecido, pero la revelación estaba reservada para la escena poscréditos. A Peacemaker, un supuesto pacifista de métodos radicales, que con tal de asegurar la calma social es capaz de deshacerse de cualquiera y de las peores maneras imaginadas, lo recluta un comando que lo involucra en una nueva misión, llamada el Proyecto Mariposa. Así, la serie pone el foco en sus nuevas aventuras , mientras que explora su historia de origen. Y de vuelta a la misma pregunta: ¿por qué? El propio James Gunn contó que comenzó a escribir esta serie por diversión, durante el rodaje de El Escuadrón Suicida ,y que se volvió un asunto más serio cuando DC le preguntó si le interesaba hacerse cargo de una serie derivada del film. En entrevista con Variety, el director dio una explicación muy precisa: “Hay un momento en la película en el que Bloodsport habla sobre su padre y cómo era su padre, y pasas a una toma de Peacemaker, y Peacemaker asiente. Y esa es la semilla de toda la serie”. Además, opinó que Peacemaker no es una persona malvada sino “un chico malo”, y aunque en El Escuadrón Suicida pareció demostrar que no había redención para él, él creía que tenía más para dar. “No tuvimos la oportunidad de conocerlo de la forma en que conocemos a algunos de los otros personajes. Y de eso se trata todo el programa, y necesitaba al menos ocho episodios para hacerlo”, señaló. El maltrato de su padre, el abrazo —sí— de su águila o esa idea con la que se queda Leotta (Danielle Brooks, que pinta para coprotagonista) de que Smith tiene, en el fondo, algo “triste”, son pautas de una humanización que se le buscará dar a un ícono que, en la vereda opuesta del Capitán América, inevitablemente captura el espíritu de ciertos personajes de la cultura actual. Más cerca que The Boys (Amazon Prime Video) que de cualquier otra serie de superhéroes que se haya visto, Peacemaker recupera el espíritu bizarro de los héroes de acción de la televisión de los ochenta, regala una introducción exquisita — no vale la pena salteársela— , le da un par de minutos de su tiempo a un clásico de The Quireboys y ofrece entretenimiento puro, a veces soez, a veces flojo pero en estos primeros episodios, muy interesante. Gunn ya había probado su dominio en este tipo de humor. Ahora John Cena ratifica que este traje le calza a la perfección, y DC demuestra que, en la pantalla, también puede ser divertido. Solo queda saber si los chicos malos como Peacemaker se merecen una oportunidad como esta.

es-uy