La cerámica le dio la vida soñada

Cambió un trabajo de 20 años que no la conformaba por una actividad que le fascina

ANALÍA FILOSI

2022-05-14T07:00:00.0000000Z

2022-05-14T07:00:00.0000000Z

El Pais Uruguay

https://epaper.elpais.com.uy/article/281973201252028

VIVIR

Yo no quiero estar acá” y “quiero hacer esto”. Eran las dos cosas que estaban muy claras en la vida de Fabiana Orpín (45 años). El lugar en el que nunca quiso estar, pero al que la llevaron las necesidades laborales, era la Asociación Española, en la que durante 20 años trabajó en la sección Registros Médicos. Lo que quería hacer para poder salir de ahí lo terminó de descubrir con el tiempo. Lo concreto era que precisaba terminar el liceo, que había dejado cuando tenía 18 años. “Tenía 38 años cuando dije ‘como sea tengo que terminar el liceo’ y prefería hacer tres años de cualquier cosa antes que sexto año de Derecho. Empecé a buscar y retomé algo que me encantaba, que siempre me gustó: bachillerato de cerámica en la Escuela Figari. Desde que fui ahí fue amor total, fascinadísima”, recuerda. Terminó la Escuela de Artes y Artesanías en 2018, pero nunca pensó que podía dedicarse a hacer cerámica. Ahí fue que empezaron a ocurrirle lo que ella define como “cosas raras”. La primera fue recibir el llamado de Yamandú González, dueño de la conocida galería Acatras del Mercado. “Me contactó por Instagram, donde yo tenía tres o cuatro fotitos de cosas que hacía para mí, me preguntó por una piezas y me dijo ‘¿no querés estar en la galería?’ ‘¡Guau! A alguien más que a mí le interesa esto’, pensé’”, cuenta. Fue así que comenzó a hacer piezas para Acatras mientras seguía estudiando cerámica con Cecilia Pagliari, quien estaba en el Mercado de los Artesanos y le comentó que había un llamado para entrar. “Yo no tenía producción, ni estilo… nada. Pero buscando, buscando y buscando lo primero que apareció fue una macetita que es una gordita a la que le

es-uy