UNA CARA MUY CONOCIDA DEBAJO DE LA MÁSCARA El operativo para traer a una estrella que llegó de España

La productora de ¿Quién es la máscara? dice cómo fue sumar al nuevo famoso

NICOLÁS LAUBER

2022-05-14T07:00:00.0000000Z

2022-05-14T07:00:00.0000000Z

El Pais Uruguay

https://epaper.elpais.com.uy/article/282144999943868

ESPECTÁCULOS

■ Disfrazado como Máquina de dulces, Arturo Valls interpretó la canción “Tacones rojos”, de Sebastián Yatra. Minutos antes de subir al escenario había presentado sus pistas. Allí dio a entender que era conductor y extranjero, incluso menciona “Caiga quien caiga” y “Ahora caigo”, dos programas en los que participó. Una vez terminada la canción, los investigadores dieron sus pronósticos. Para Emir Abdul, era Álvaro Morte, o sea el Profesor de La casa de papel. Patricia Wolf dijo que era Arturo Valls, al igual que “Fata” Delgado. Sofía Rodríguez también fue por una cara española, aunque dijo que sería el exjugador de fútbol: Iker Casillas. De allí la sorpresa del público y los investigadores cuando el desenmascarado fue Arturo Valls. Fue hace pocos meses, en un viaje que realizaron a Madrid, que la producción de ¿Quién es la máscara? se reunió con Arturo Valls para ofrecerle ser uno de los participantes de la edición uruguaya del formato que él mismo conduce en su versión española. Valls (o sea el conductor de ¡Ahora caigo! en la versión que se vio por años en Canal 10) fue el jueves el segundo famoso desenmascarado en el programa que conduce Maxi De la Cruz, y cuya gracia radica en el secretismo en torno a las figuras debajo de los extravagantes disfraces. En el estreno, el desenmascarado había sido el cantante mexicano Cristian Castro. Convencer a Valls fue sencillo, dijo a El País Ana Laura González, gerenta de producción de Teledoce. Será porque el español conoce bien el formato The Masked Singer. Fue uno de los pocos convocados a quien la producción no tuvo que explicarle de qué se trata el programa que presenta en el viejo continente y para el que ya está grabando su tercera temporada. “Es un tipo muy conocido y querido acá por los años que tiene en el prime time uruguayo”, explicó González sobre los motivos para sumarlo a esta gran producción con que el canal festeja sus 60 años. “Tiene el nivel de reconocimiento de los comunicadores locales, porque ha estado mucho tiempo en la pantalla de Canal 12 y en otros canales”, agregó. En los últimos años se lo pudo ver en Me resbala por La Tele, además de al frentede¡ Ahora caigo! en el 10. “Es un tipo súpersencillo, simpático, humilde, y un amante de la televisión”, lo definió González. Si bien convencerlo fue fácil, su agenda le impedía grabar en las fechas propuestas y por eso recién estuvo en Uruguay hace un par de semanas. “Todo esto le divertía mucho. De hecho había un montón de cosas que él no sabía cómo se hacían, porque el conductor está muy al margen del secretismo y de quiénes son los famosos”, dijo González. Una vez que aceptó sumarse al proyecto y, como requiere el formato, en el canal comenzaron a armar el dispositivo de seguridad. Las reservas del hotel se hicieron a nombre de la productora, quien también se encargó de comprar los pasajes, y Valls viajó escondido tras una gorra y unos lentes. Cuando llegó al aeropuerto de Carrasco, la persona que lo esperaba puso su nombre y un segundo apellido (Mollá) para que la gente no leyera Arturo Valls en ningún lado. Una vez en el hotel se encerró hasta que lo pasó a buscar la camioneta para ir al canal. Salió apenas dos veces. Una noche cenó en el sector apartado de un restaurante donde solo estaban las personas que sabían su identidad, y como seguía de gorra y lentes, pasó desapercibido. No tuvo la misma suerte cuando fue a comprar una camiseta de Uruguay para su hijo. El disfraz esa vez no sirvió de nada: lo reconocieron enseguida por la voz, e inventó excusas. Se quedó tres días en Uruguay Los participantes que ya revelaron su identidad en ¿Quién es la máscara? son figuras internacionales, y de acuerdo a la productora eso pasa en todas las versiones: son los que generan más curiosidad en el público e investigadores, que acá son Patricia Wolf, Fata Delgado, Emir Abdul y Sofía Rodríguez, quienes deben deducir, en base a pistas, quién es el famoso escondido. Y si bien su participación ya terminó, desde el canal no descartan volver a trabajar con Valls. “Ojalá podamos compartir algún proyecto a futuro con él, nos encantaría”, confesó González. EL DÍA DESPUÉS. Ayer la productora se despertó con los mensajes del español, que había visto las repercusiones en Twitter. “Quería que le contara cómo había estado el programa y su participación”. Como se acostumbra en el formato, una vez que se conoce la identidad del famoso enmascarado, el conductor lo entrevista al día siguiente para compartirlo en redes sociales. En la charla con Maxi de la Cruz, Valls dijo que haber venido a ¿Quién es la máscara? fue “una experiencia muy loca y por mucho que te cuentan, hasta que no lo vives en primera persona no te das cuenta de lo curioso que es, porque de repente te ves en un coche, con un casco negro y sin poder hablar; ¡parece que vas a atracar a alguien!”. Estar debajo de la máscara (le tocó ser “Máquina de Dulces”) fue una experiencia nueva. “Lo más raro y sorprendente que me ha pasado en estos 25 años de carrera ha sido participar en Uruguay”, le contó a De la Cruz. “El momento de quitarme la máscara es imbatible. La curiosidad del ser humano por saber quién está abajo te hace imposible cambiar de canal. Es fantástico”, concluyó.

es-uy