La fábrica de “punta” que puede cerrar en meses

Durmientes del Uruguay genera 90 puestos directos y 250 indirectos, en el departamento de Florida

2022-06-23T07:00:00.0000000Z

2022-06-23T07:00:00.0000000Z

El Pais Uruguay

https://epaper.elpais.com.uy/article/281728388195645

ECONOMÍA

En Florida se encuentra una de las fábricas de durmientes (para vías férreas) “más modernas” de América Latina, pero de no conseguir un proyecto luego de agosto, las empresas internacionales que están detrás de ella podrían cerrarla y llevarse la tecnología a otro país, señalaron desde la compañía. Durmientes del Uruguay es una compañía uruguaya formada en 2020 y que está constituida por dos empresas internacionales: Diorama (una empresa portuguesa especializada en el desarrollo de proyectos de premoldeados para infraestructuras públicas) y Wegh Group (italiana, especializada en la fabricación de plantas automáticas para la fabricación de los durmientes). La planta en Florida tiene un contrato por la fabricación de 600.000 durmientes de hormigón pre-tensado y pre-moldeado, para el proyecto del Ferrocarril Central, el cual se termina en agosto. Según explicaron a El País los ejecutivos de la compañía, Alejandro Papandoni y Ramiro Almada, hasta el momento no cuentan con “nada seguro” de que vayan a obtener nuevos contratos que utilicen este tipo de durmientes para la restauración de vías en Uruguay. Papandoni señaló que hasta el momento tienen el “compromiso y el interés firme de los accionistas de continuar en el mercado uruguayo”, por lo que van a “extremar todos los esfuerzos para acompañar el desarrollo del modo ferroviario uruguayo, todo lo que sea posible”. Sin embargo, señaló que tanto legisladores como autoridades departamentales, escucharon su “planteo” y su “preocupación” y, a pesar de no estar confirmado, podría haber posibilidad de proyectos en tramos “estratégicos”, como lo es el que une al Río Queguay con Salto, el cual “permitiría el acceso de mercadería desde Argentina por vía férrea”, según explicó Papandoni. La inversión de Durmientes del Uruguay, según Almada ronda los US$ 15 millones, ya que la planta de durmientes es una de las más modernas de América y tiene una capacidad productiva de 2.100 durmientes por día. En esta se produce bajo “normas europeas”, en donde se realizan los procesos en ambientes controlados y funciona las 24 horas, en tres turnos. Asimismo, Papandoni señaló que la planta es “inteligente” porque se destaca en la trazabilidad de cada uno de los materiales y procedimientos de fabricación. Los ejecutivos de la empresa señalaron que la planta generó 90 puestos de trabajo que perciben un ingreso anual de US$ 2 millones, los cuales se dejarían de derramar en la economía del departamento de Florida en caso de no conseguir otro proyecto. A su vez, señalaron que los puestos de trabajo indirectos por la planta son 250, por lo que el impacto en ese departamento podría ser aún mayor. Los empleados directos fueron capacitados por un mes y medio, lo que significó 15.000 horas de entrenamiento para el personal, para poder utilizar la tecnología requerida, tanto en cuestiones mecánicas de la planta como en las normas de calidad del hormigón. Por otro lado, Almada destacó que la empresa utiliza materias primas que el 90% son nacionales. MATERIAL. La vida útil de los durmientes de hormigón es de entre 25 y 30 años, a diferencia de los durmientes de madera (que tienen muchas de las vías en Uruguay), que, según la madera que se use, duran “mucho menos” de la mitad, según explicó Papandoni. En este último caso, dependiendo de la carga y el uso de las vías, pueden tener que cambiarse cada cinco años. A su vez, señaló que antiguamente se utilizaba madera dura como el quebracho, pero actualmente hay muchas que están prohibidas por cuestiones de sostenibilidad ambiental. “Se ha alcanzado un nivel tecnológico de la producción en serie del hormigón premoldeado, tomando en cuenta que Uruguay es un país que no es productor de maderas duras, sino que hay que importarlos del exterior. Somos tomadores de precios y eso depende de los precios internacionales. Al día de hoy, el precio de un durmiente de hormigón fabricado en Florida es menor al de un durmiente de madera rígida traída del exterior”, afirmó. Por esto, en relación a los costos señaló que la fabricación de durmientes de hormigón en Florida, es competitiva para pensar en exportar a otros países del mundo. En Argentina hay dos plantas que corresponden al grupo de empresas que está detrás de Durmientes del Uruguay y “Brasil tiene la planta más grande del mundo, que es Odebrecht”, destacó Papandoni, pero agregó que tuvieron la “grata sorpresa” de encontrarse competitivos para exportar, aunque “otra cuestión es cuánto cuesta enviarlo por cuestiones logísticas”. “No puede ser que seamos competitivos en otro país y en Uruguay no podamos”, sostuvo. En tanto, concluyó que esperan luego del proceso de Rendición de Cuentas, “tener la buena nueva, tanto para el país en términos de reactivación del modo (ferroviario) como para los trabajadores y trabajadoras de Durmientes del Uruguay”, de poder confirmar un nuevo proyecto.

es-uy