La mentira que es una falsa verdad

ENFOQUES ✒ GINA MONTANER

2022-06-23T07:00:00.0000000Z

2022-06-23T07:00:00.0000000Z

El Pais Uruguay

https://epaper.elpais.com.uy/article/281788517737789

EDITORIAL

Hay mentiras pequeñas. Como los pecados veniales comparados a las faltas grandes. Ahora, con las audiencias en el Congreso en relación al asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021, se habla de lo que ya se conoce como la “Gran Mentira” que el expresidente Donald Trump urdió al perder las elecciones contra Joe Biden. Los alegatos que están saliendo a la luz no son nuevos, pero aportan detalles por medio de los testimonios del propio entorno de Trump que ponen sobre el tapete la trama que pretendía dar por buena para erigirse como ganador a pesar haber perdido en las urnas. Sin duda, a Trump le ha funcionado una estrategia que suele surtir efecto para los intereses de quienes aspiran a aferrarse al poder a cualquier precio. A fin de cuentas, las encuestas indican que un 70% de republicanos cree que las elecciones fueron fraudulentas. Sencillamente hacen caso omiso a lo que en su día dijo el ex fiscal general William Barr, un hombre de Trump hasta que cayó en desgracia, al asegurar que no había indicio alguno que apuntara a un pucherazo en las elecciones presidenciales. Tal y como han establecido los paneles de los últimos días, hasta la hija del exmandatario, Ivanka Trump, ha testificado que los argumentos esgrimidos por su padre carecen de fundamento. Pero ya se sabe que en el mundo sobran las estrategias de mercado que se llevan por delante a más de un incauto. En esta ocasión, un ex presidente insiste en timar al electorado estadounidense con una fabricación que lo colocaría en un estante del que fue sustituido por medio del voto. Muy pronto sus asesores más cercanos comprendieron que habían perdido las elecciones, pero Trump, que nunca tuvo intención de admitir una eventual derrota, presionó hasta el final y estuvo dispuesto a poner en peligro el engrasado mecanismo democrático. Así fue cómo se llegó hasta ese fatídico 6 de enero, con una multitud de golpistas atacando el Capitolio tras ser exhortados por un líder que clamaba le habían robado su triunfo electoral. En estas audiencias se ha llegado a decir que Trump había perdido contacto con la realidad. Sin embargo, parece más una excusa o atenuante para rebajar la gravedad de unos hechos que dejaron atónitos al mundo cuando se vieron las imágenes de la turba violenta en pleno ataque a los cimientos democráticos del país. El ex presidente, un astuto hombre de negocios que moldea la realidad de acuerdo a su conveniencia, nunca tuvo pensado aceptar un resultado que no fuera la proclamación de su triunfo. Hagamos memoria: en la campaña electoral contra Hillary Clinton en 2016 el candidato Donald Trump señaló desde el principio que una eventual victoria de su oponente demócrata sólo sería posible si había fraude. En aquellos momentos hasta conminó a su entonces aliado Vladimir Putin a “intervenir” los servidores y correos electrónicos de su rival política. De aquella singular sugerencia derivó la interferencia de Rusia en el proceso electoral de Estados Unidos. Hay invenciones que de tanto remacharlas se transforman en falsas verdades y resultan dañinas en todos los ámbitos de la vida. Podría decirse que una buena parte de la nación ha caído bajo el influjo de un gran engaño. Parece mentira, pero lamentablemente no lo es.

es-uy