Afganistán, un país devastado es golpeado por otra tragedia

El primer balance del terremoto de 5,9 indica al menos 1.000 muertos

2022-06-23T07:00:00.0000000Z

2022-06-23T07:00:00.0000000Z

El Pais Uruguay

https://epaper.elpais.com.uy/article/281904481854781

INTERNACIONAL

El terremoto que mató al menos a 1.000 personas en el este de Afganistán en la madrugada del miércoles, es otra tragedia que suma un país devastado por años de guerra y ahora bajo un régimen talibán. El número de fallecidos asciende a 1.030, pero las autoridades advierten de que las cifras podrían aumentar a medida que avanzan las labores de rescate, mientras como manda la tradición islámica los entierros masivos comenzaron, sin tiempo a velar al cadáver. “La gente excava y excava tumbas”, dijo el responsable de Información y Cultura de la provincia de Paktika, Mohammad Amin Huzaifa. En su provincia, la más afectada junto a la de Khost, el balance “llegó a 1.000 muertos y las cifras aumentan”, explicó. A los fallecidos se suman al menos 1.500 heridos en Paktika. El sismo de magnitud 5,9 se produjo cerca de la frontera con Pakistán, donde la población ya vive en condiciones muy precarias. En las redes sociales se ven fotos de casas derrumbadas en las calles de un pueblo, en esta región rural pobre. Y en un video se puede ver a habitantes transportando heridos a un helicóptero. “Gran parte de la región es montañosa y los desplazamientos son difíciles. Llevará tiempo evacuar a los fallecidos y heridos”, explicó el ministro de Desastres Naturales, Mohamad Abas Akhund. Los servicios de rescate de Afganistán no están adaptados para enfrentarse a catástrofes naturales de esta envergadura. El terremoto se sintió en varias provincias de la región, y también en la capital, Kabul, situada a unos 200 km al norte del epicentro del sismo. También se percibió en el vecino Pakistán, donde murió una persona y varias viviendas quedaron dañadas. El máximo líder de los talibanes, el mulá Hibatullah Akhundzada, dio instrucciones “al Ministerio de Gestión de Desastres, los funcionarios pertinentes, gobernadores provinciales y al pueblo afgano a utilizar todos sus recursos para llegar a las familias de las víctimas, sacar a los muertos, y llevar heridos al hospital”, indicó el régimen. El Emirato Islámico (nombre oficial del régimen de los talibanes afganos) hizo además un llamamiento a la comunidad internacional y a las organizaciones humanitarias “para que ayuden a las familias de las víctimas en este gran desastre y brinden la mayor asistencia posible”, añadió el comunicado. La ONU anunció una movilización inmediata para ayudar en las tareas de rescate y asistencia. Por su parte, el enviado para Afganistán de la Unión Europea, Tomas Niklasson, afirmó que el bloque “está dispuesto a coordinar y suministrar ayuda de urgencia”. “El terremoto se produce en un momento en que el país sigue enfrentándose a una de las peores crisis humanitarias del mundo, con necesidades humanitarias a gran escala, desplazamientos y una grave crisis alimentaria”, alegaron en un comunicado el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y el comisario europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic. Estados Unidos está considerando sus “opciones de respuesta”. Y desde Roma, el papa Francisco expresó su solidaridad con las víctimas del sismo y dijo esperar que “con la ayuda de todos, se pueda aliviar el sufrimiento del querido pueblo afgano”. Por su parte, el representante de Unicef en Afganistán, Mohamed Ayoya, alertó de la situación de vulnerabilidad en la que el terremoto deja a miles de niños. Afganistán sufre con frecuencia terremotos, sobre todo en el macizo de Hindu Kush, entre Afganistán y Pakistán, que se encuentra en la unión de las placas tectónicas euroasiática e india. Estas catástrofes pueden ser especialmente devastadoras debido a la escasa resistencia de las casas rurales afganas. Desde la llegada de los talibanas al poder en agosto de 2021 tras la retirada de Estados Unidos, Afganistán atraviesa una grave crisis financiera y humanitaria, provocada por el bloqueo de millones de haberes en el extranjero y la suspensión de la ayuda internacional, que sustentaba al país desde hacía dos décadas y que ahora llega con cuentagotas. (AFP, EFE)

es-uy