Crecen las consultas de inversores chilenos

Las reformas constitucional y tributaria trasandinas influyen

PÍA MESA

2022-08-06T07:00:00.0000000Z

2022-08-06T07:00:00.0000000Z

El Pais Uruguay

https://epaper.elpais.com.uy/article/281492165083576

PORTADA

■■ Desde mediados del año pasado, las consultas de inversores y empresarios chilenos interesados en arribar a Uruguay han tenido un crecimiento vertiginoso, según destacan consultoras, economistas, empresarios de diversos rubros y contadores de ambos países. Según pudo saber El País, los empresarios están en una etapa de sondeo y apuntan sus inversiones al sector inmobiliario, tecnológico, financiero y agronegocios. Si bien históricamente las relaciones bilaterales entre Uruguay y Chile han sido fluidas —principalmente en los últimos 20 años con la llegada de grandes inversiones como Arauco, una de las dueñas de Montes del Plata; Enjoy o Sodimac, por mencionar algunas—, hay factores coyunturales del país andino que explican la alternativa uruguaya: la reforma constitucional y el proyecto de ley de reforma tributaria genera incertidumbre en los empresarios de alto patrimonio, quienes ven con buenos ojos la estabilidad jurídica, política y económica que ofrece Uruguay. Desde mediados de 2021, las consultas de inversores y empresarios chilenos interesados en arribar a Uruguay han tenido un crecimiento vertiginoso, según consultoras, economistas, empresarios de diversos rubros y contadores de ambos países. Si bien históricamente las relaciones bilaterales entre Uruguay y Chile han sido fluidas —principalmente en los últimos 20 años con la llegada de grandes inversiones como Arauco, una de las dueñas de Montes del Plata; Enjoy o Sodimac, por mencionar solo algunas—, actualmente hay factores coyunturales del país andino que explican por qué los chilenos analizan, cada vez con mayor énfasis, a Uruguay como una alternativa para invertir en la región. Uno de ellos es el proceso de reforma constitucional que se discute en Chile desde el estallido social que enfrentó el país en 2019. A través de un plebiscito, el próximo 4 de septiembre la ciudadanía decidirá finalmente si aprueba o rechaza la nueva carta magna. “En la nueva Constitución, algunas de las históricas reglas proinversión que refuerzan la institucionalidad chilena, han estado en el escrutinio y eso ha generado una incertidumbre mucho mayor a la que estamos habituados”, dijo a El País Manuel Alcalde, abogado especializado en derecho tributario y excoordinador de política tributaria del Ministerio de Hacienda de Chile. Si bien actualmente las encuestas marcan que los chilenos rechazaría la nueva Constitución, eso implica que seguirá pendiente una nueva redacción de la carta magna, un nuevo plebiscito y por ende, una etapa de incertidumbre que empaña el clima de negocios. El otro factor tiene que ver con un proyecto de ley de reforma tributaria que el gobierno del novel presidente chileno, Gabriel Boric, envió al Congreso el pasado 7 de julio y que, en caso de aprobarse, implicaría cambios significativos en el régimen tributario de ese país. “Sería la mayor reforma en los últimos 40 años. Es muy ambiciosa y agresiva porque busca una recaudación cercana al 4% del Producto Interno Bruto chileno”, explicó Alcalde. Entre los principales cambios, la reforma tributaria propuesta plantea por primera vez establecer un impuesto al patrimonio. “El solo hecho de abrir la discusión al impuesto al patrimonio o a la riqueza ha generado dudas y aprensiones de la más diversa índole”, dijo Alcalde. Asimismo, la reforma incrementaría la carga tributaria con mayores tasas en los impuestos personales a la renta y propone dos cambios que, según Alcalde, “han sido recibidos con bastante preocupación por personas de alto patrimonio”. Por un lado, la implementación de un impuesto del 5% sobre el total del patrimonio de las personas que pierdan la residencia chilena y cambien de domicilio, lo que se conoce como “exit tax”; y por otro, la ampliación de la base del impuesto a la herencia. “Esto entraría en vigencia en 2024 y por eso se ha dado la discusión de que si alguien está pensando en perder la residencia, lo haga antes” de que empiece a regir el impuesto, indicó. Además, el proyecto propone cambios en las empresas, con un “impuesto al patrimonio” que grava con un 1,8% las utilidades retenidas; y restricciones en los créditos que pueden utilizar las firma chilenas respecto de inversiones que tienen fuera del país. “Es un paquete tributario muy importante, profundo y ha llevado a muchos empresarios a replantearse si se mantienen residiendo en Chile o se trasladan fuera del país”, añadió. En ese contexto, los inversores chilenos miran a Uruguay como una alternativa para colocar su capital. Según pudo saber El País, los sectores con mayores consultas son el inmobiliario, forestal, agronegocios, tecnológico y servicios financieros. Si bien en los últimos meses ha habido algunas concreciones —principalmente en cuanto a la adquisición de inmuebles en Montevideo y Punta del Este— los especialistas afirman que los chilenos aún están en etapa de sondeo. “Se duplicaron las consultas” de inversores chilenos para venir a Uruguay, pero todavía están haciendo números”, afirmó a El País la manager de Tax & Legal de PWC Uruguay, Antonieta Rodríguez. En tanto, la socia de Guyer & Regules, Florencia Castagnola dijo que desde mediados de 2021 “empezó a notarse el aumento de consultas cada vez con mayor interés”. Según la abogada, los chilenos que consultan buscan proteger su riqueza mediante inversiones en Uruguay y también afirmó que hay quienes averiguan cómo trasladar su empresa al país. “Hemos notado un interés de Chile pero están en la etapa de averiguar y sondear”, señaló el especialista tributario y fundador de la firma FBM Advisory, Fabián Birnbaum. Por su parte, el embajador de Uruguay en Chile, Alberto Fajardo manifestó que si bien el aumento de las consultas de chilenos “es una realidad que no se puede negar”, dijo que “no es solo por la situación actual” sino que el interés “ha ido creciendo” en el último tiempo.

es-uy