La crisis por Taiwán confirma un mundo dividido en dos bloques

“Nunca tuve la intención de poner a la población rusa en peligro”.

2022-08-06T07:00:00.0000000Z

2022-08-06T07:00:00.0000000Z

El Pais Uruguay

https://epaper.elpais.com.uy/article/281891597042104

INTERNACIONAL

Según Kirby, este asunto fue uno de los temas que se abordaron el jueves durante el encuentro que la Casa Blanca tuvo con el embajador de China en Washington, Qin Gang, al que EE.UU. convocó después de que las autoridades chinas comenzaran maniobras castrenses con fuego real en torno a Taiwán. La movilización de aviones y buques de guerra, el mayor simulacro militar de la historia de China cerca de Taiwán, prosiguió ayer viernes, también en reacción al viaje de Pelosi esta semana, con Taipéi criticando a su “malvado vecino” cuyas maniobras lo han rodeado, literalmente, durante tres días. La Casa Blanca, por su parte, ■ La crisis desatada en el estrecho de Taiwán ha acentuado la fuerte división de la comunidad internacional en dos bloques, uno liderado por Estados Unidos y el otro por China y Rusia, algo que se ha puesto de manifiesto en la reunión de ministros del Sudeste Asiático que termina este viernes en Nom Pen. La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean) celebró en Nom Pen su reunión de ministros de Exteriores, en la que también participaron, entre otros, Estados Unidos, Rusia y China, en un momento de tensión política y militar en la zona tras la visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi. Durante las reuniones, el ministro de Exteriores chino, Wang Yi, y su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, dieron muestras de su sintonía y al mismo tiempo quedó clara la distancia cada vez más grande que los separa de Estados Unidos, la Unión Europea, Australia o Japón. “Somos los Estados más grandes, somos vecinos y compartimos una asociación antigua y diversificada. Estamos por un mundo multipolar y contra cualquier hegemonía”, convocó al embajador chino en Washington. “Hemos condenado las operaciones militares de China, que son irresponsables y contrarias a nuestro objetivo de larga data de mantener la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán”, afirmó el portavoz John Lee Kirby. El jefe de la diplomacia china, Wang Yi, respondió acusando a Estados Unidos de tener “la costumbre de crear un problema y luego utilizar este problema para lograr sus fines”. “Este enfoque no funcionará con China”, advirtió. China calificó los ejercicios bélicos, que proseguirán hasta el domingo a mediodía, como una respuesta “necesaria” a la visita de Pelosi a Taiwán. dijo Wang en referencia a la relación con Rusia, mientras Lavrov alabó la “relación estratégica” entre ambas potencias. La decisión de Pelosi de viajar a Taiwán enfureció a China, que respondió con sanciones y maniobras militares con fuego real que han multiplicado los llamamientos a rebajar la tensión y el cruce de acusaciones entre los dos bloques. Tras la condena del G7 a las maniobras, el ministro chino de Exteriores canceló la reunión que tenía prevista el jueves con su homólogo nipón, al pertenecer Japón a este exclusivo grupo de siete potencias. Por la noche, Wang llegó a la cena de gala a la que estaban invitados todos los ministros y salió a los pocos minutos sin llegar a sentarse ni explicar las razones de su precipitada salida. El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, también presente en Nom Pen, calificó de “provocadores” los ejercicios militares y destacó que “no hay justificación para esta respuesta extrema y desproporcionada” de China. Según Taiwán, 68 aviones de combate y 13 barcos de guerra chinos cruzaron ayer viernes la llamada “línea media” del estrecho que separa la isla de China. Este término alude a una coordenada no oficial pero de aceptación general, a medio camino entre las costas de China continental y las de Taiwán. Los simulacros de China incluyeron un “ataque con misiles convencionales” en la costa de Taiwán, dijo el ejército chino. El Partido Comunista Chino considera a Taiwán como parte de su territorio y ha prometido tomarlo algún día, por la fuerza si es necesario. La hipótesis de una invasión de Taiwán, con 23 millones de habitantes, es poco probable pero estas maniobras constituyen “una escalada significativa”, estimó el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, tras mantener conversaciones con cancilleres del este de Asia en Camboya. Japón presentó una queja diplomática formal contra China, ya que cinco misiles cayeron presuntamente en su zona económica exclusiva (ZEE). Estos ejercicios tienen lugar en algunas de las rutas marítimas más utilizadas del planeta, por las cuales transita material electrónico esencial procedente de las fábricas del sudeste asiático con destino a los mercados mundiales. En medio de estas tensiones, Pelosi negó ayer en Tokio que su viaje a Taiwán perjudique los intereses de la isla, y condenó junto al líder nipón Fumio Kishida los lanzamientos de misiles chinos que han caído en aguas económicas exclusivas de Japón. Tokio fue la última parada de Pelosi en su gira asiática que también la llevó por Singapur, Malasia, Corea del Sur y Taiwán. Basquetbolista de EE.UU. condenada en Rusia.

es-uy