Lola: Justicia busca tercer involucrado

Es la tesis de la Fiscalía sobre el caso

EDUARDO BARRENECHE

2022-09-22T07:00:00.0000000Z

2022-09-22T07:00:00.0000000Z

El Pais Uruguay

https://epaper.elpais.com.uy/article/281526524918752

PORTADA

■■ Las declaraciones de Leonardo David Sena, un panadero de 40 años imputado del homicidio de Lola Chomnalez en 2014, hacen suponer a la Justicia que había un tercer hombre en la escena del crimen. “Yo no fui”, declaró Sena dejando entrever la existencia de otra persona en el escenario del homicidio. Además de Sena, los operadores judiciales creen que en el lugar también estuvo el cuidacoches de Rivera, Ángel Moreira, alias “el Cachila”, investigado por encubrimiento. El juez Juan Giménez dijo a El País que la participación de un tercero en el asesinato “es una información que se está investigando”. Por su parte, la fiscal Jessica Pereira señaló que se trata de un asunto que “se está manejando penalmente”. E insistió: “Es parte de la teoría del caso de la Fiscalía. Se piensa que hay una tercera persona”. El jueves 19 de mayo de este año no fue un día cualquiera para los operadores judiciales de Rocha. Después de semanas de investigaciones a gran ritmo lideradas por el juez Juan Giménez, efectivos de Investigaciones dieron con el paradero de Leonardo David Sena en una cabaña de madera ubicada en el barrio “La Pista” en la ciudad del Chuy. La vivienda está situada a unos 200 metros de una antigua pista de carrera de caballos, cuyas gateras oxidadas aún se mantienen en pie. Lo que ocurrió después es conocido. Sena fue procesado con prisión —el expediente se maneja por el viejo Código de Proceso Penal donde el encargado de la investigación es el juez— como autor de un homicidio muy especialmente agravado. Puede purgar una pena de entre 15 y 30 años. Y el cuidacoche Ángel Moreira, alias “el Cachila” enfrenta una acusación por encubrimiento. Ahora se investiga si hay un tercer involucrado en el crimen de Lola. El juez Giménez dijo a El País que la participación de un tercero en el asesinato “es una información que se está investigando. No hay una prueba científica que establezca eso; es una hipótesis que hay que confirmarla o desecharla”. Por su parte, la fiscal Jessica Pereira dijo a El País: “Se está manejando penalmente (la existencia de un tercer involucrado). Es parte de la teoría del caso de la Fiscalía. Se piensa que hay una tercera persona. Se está en plena investigación”. Esta teoría va en línea con lo que pensaba la madre de la joven víctima, Adriana Belmonte, en 2020. “No me preguntes por qué, pero en mi cabeza son tres las personas que la mataron. Además, hay evidencia de que no fue solo este ‘Cachila’”, dijo en aquel entonces. MAPA GENÉTICO. La punta que la Justicia debe indagar surge de las declaraciones de Sena en el Juzgado. Pero hay que detenerse un momento y volver a mayo de este año. ¿Cómo la Policía Científica ubicó a Sena después de siete años de ocurrido el crimen? La respuesta a esa pregunta parece sacada de una serie. Comenzó con una línea de investigación que surgió con el triple crimen de los marinos en un puesto de guardia. Por ese caso, Natalia Sandberg, genetista encargada del Registro Nacional de Huellas Genéticas de Policía Científica, llegó a las huellas genéticas de otro recluso. Obsesionada con que el crimen de Lola no quedara impune, Sandberg descubrió que el mapa genético de ese preso era muy parecido a las muestras de ADN halladas en la toalla y en el DNI (documento de identidad argentino) de Lola en 2014. La investigación de Sandberg determinó que el recluso tenía un parentesco por línea materna con Sena. Y que este tenía antecedentes por una violación cometida en 2009 contra una joven. Así cayó Sena. “El Cachila” es otro de los “protagonistas” de este extenso expediente. El cuidacoche fue procesado con prisión el 21 de mayo de 2019 por un delito de coautoría de homicidio especialmente agravado. El 20 de junio de 2022, en una sentencia de 58 páginas, el juez Giménez absolvió al “Cachila” de un delito de coautoría de un homicidio muy especialmente agravado y le tipificó un delito de encubrimiento. Es decir, el juez entendió que Moreira estuvo en el momento en que asesinaron a Lola. En tanto, los abogados de la familia Chomnalez, Juan Raúl Williman y Jorge Barrera, están en línea con la teoría del caso del fiscal anterior, Jorge Vaz, el que entendió que “el Cachila” era coautor de homicidio. En sus declaraciones ante la entonces jueza de Rocha, Silvia Urioste, “el Cachila” hizo descripciones del lugar —una zona conocida como Los Árinos— donde fue llevada Lola, dio detalles de su vida y de sus actividades y de cómo cayó el cuerpo en la arena, hechos que no salieron en las noticias. Una de las hipótesis manejadas por operadores judiciales es que “el Cachila” participó en forma pasiva en el ataque a Lola. Esa teoría sostiene que los informes forenses son claros: dos sujetos llevaron a la fuerza a Lola a a la zona de Los Árinos mediante puntazos con dos cuchillos con filos diferentes. Si el Cachila tuvo una actitud pasiva en el lugar del crimen y Sena participó pero no fue el que dio muerte a Lola, eso significa que habría un tercer involucrado en el crimen que hoy está en libertad.

es-uy