Los impactos en Uruguay tras suba de tasas de la Fed

Es la quinta suba desde marzo y quedó en el nivel más alto en 14 años

PÍA MESA

2022-09-22T07:00:00.0000000Z

2022-09-22T07:00:00.0000000Z

El Pais Uruguay

https://epaper.elpais.com.uy/article/281479280278496

ECONOMÍA

Las principales economías del mundo —y Uruguay no es la excepción— comparten el mismo dolor de cabeza en términos económicos: la inflación. Para combatir la suba de precios, los bancos centrales más influyentes a nivel global comenzaron a aumentar las tasas de interés, con el objetivo de enfriar la economía, mediante el encarecimiento del crédito y así llevar a que sea más atractivo el ahorro que el consumo. En ese contexto, ayer la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) resolvió —sin sorpresas— una nueva suba de la tasa de interés en 75 puntos básicos, al pasar de un rango de entre 2,25% y 2,5% a uno de entre 3% y 3,25%. La decisión de la Fed está en línea con el propósito de subir las tasas de interés hasta que la inflación de este país —que en 12 meses a agosto fue 8,3%— esté controlada, dirección que el regulador inició hace seis meses. “Anticipamos que serán adecuados más aumentos” de las tasas de interés en el futuro, dijo ayer el presidente de la Fed, Jerome Powell y adelantó que subirán 125 puntos básicos adicionales este año. El anuncio de la nueva suba fue la quinta desde el mes de marzo y llevó a que las tasas de interés de Estados Unidos se ubiquen en el nivel más alto de los últimos 14 años. Según indicó Powell, “en algún momento, a medida que las políticas monetarias se endurezcan aún más, será adecuado reducir el ritmo de los aumentos”. Junto a la suba de la tasa, la Fed reveló también sus previsiones, las cuales contemplan una tasa de interés del 4,4% para fines de este año, un punto por encima de la estimación hecha en junio. Para fines de 2023, el regulador estadounidense previó en tanto, que las tasas subirán hasta 4,6%, para después bajar a 2,9% hacia fines de 2025. EFECTOS EN URUGUAY. Si se tiene en cuenta que la tasa de interés marca el “precio del dinero” —en este caso el del dólar estadounidense—, teóricamente una suba de las tasas hace que el dólar sea más atractivo en comparación con otras divisas. En este sentido, desde el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED), el economista Ignacio Umpiérrez dijo a El País que la decisión de la Fed “no hace más que reafirmar” que ya se visualiza un cambio en el escenario externo, “hacia una etapa de mayor fortalecimiento del dólar” a nivel global. “Ello es consistente con la desaceleración esperada del crecimiento de las principales economías, las condiciones financieras más restrictivas y cierta normalización de precios de las materias primas. Los hechos estilizados del comportamiento del dólar nos dice que esas variables suelen actuar a contracíclo”, explicó Umpiérrez. No obstante, si bien la suba de tasas debería impulsar al alza al dólar a nivel global y por ende también en Uruguay, el gerente de Consultoría de CPA Ferrere, Nicolás Cichevski dijo a El País que dado que la suba estuvo “prácticamente en línea con lo estimado”, los efectos ya habían sido incorporados por el mercado. El índice dólar —que mide el valor de la divisa frente a una canasta de seis monedas relevantes— “ya había subido en las últimas semanas a los niveles más altos de 2022 lo que en definitiva reflejaba esa reacción” a un nuevo aumento de tasas de la Fed, dijo Cichevski. Sin perjuicio de eso, el economista de CPA Ferrere afirmó que “en el margen, un alza de las tasas de interés en Estados Unidos, aprecia al dólar y eso es algo” de lo que Uruguay “no va a escapar”. Pero indicó que el dólar en el país tiene “fundamentos” que “podrían mitigar un poco” esa suba. Entre esos fundamentos que explican la debilidad del dólar en Uruguay —la divisa acumula una caída de 8,63% en lo que va del año— están los precios de exportación en niveles históricamente altos, un diferencial de crecimiento positivo con una recuperación de la inversión y el gasto, así como una diferenciación positiva frente a la región, lo cual ha minimizado la volatilidad de la divisa, explicó Umpiérrez. “En la medida en que esos fundamentos genuinos” empiecen a revertirse, “es de esperar que el tipo de cambio acompañe ese proceso”, afirmó el economista del CED. Otro de los efectos posibles para el país tiene que ver con la retracción de la inversión extranjera, porque al aumentar la tasa libre de riesgo de Estados Unidos (que es con la que se compara la inversión a realizar), se necesita que los proyectos sean más rentables. Además, otra de las consecuencias radica en el encarecimiento del acceso al financiamiento. Esto implica que cuando el país quiera emitir deuda, deberá pagar (por cada renovación, no por el total de la deuda) una tasa de interés mayor —lo que se paga es la tasa de Estados Unidos más el riesgo país— dado que esta subió del 2% al 4%. Sin embargo, Cichevski indicó que “el bajo riesgo país que tiene Uruguay” en relación a su calificación crediticia, el cual está por debajo inclusive de lo que estaba previo a la pandemia del covid-19, “mitigará” ese encarecimiento. De acuerdo con Umpiérrez, Uruguay tiene hoy un diferencial basado en el bajo riesgo país a causa de “la buena gestión de la pandemia, la consolidación fiscal y la estabilidad” en comparación con otros de la región. “Ese diferencial hay que cuidarlo porque en un mundo de mayor riesgo, los inversores son más selectivos hacia dónde colocan sus capitales”, indicó.

es-uy