Invitación a jugar rugby a personas con discapacidad

Tres clubes impulsan el proyecto inclusivo Mixed Ability Rugby en Uruguay

ANALÍA FILOSI

2022-09-22T07:00:00.0000000Z

2022-09-22T07:00:00.0000000Z

El Pais Uruguay

https://epaper.elpais.com.uy/article/281981791452128

VIVIR

Cuando Marcelo (30 años) supo que iba a compartir un entrenamiento con jugadores de rugby, buscó partidos en Internet para conocer bien las reglas. Hasta el momento en equipo solo había jugado al básquetbol, al igual que Ezequiel, otro de los que participaría de esa actividad. Ambos tienen síndrome de Down y son de los primeros en echar a andar la propuesta Mixed Ability Rugby en Uruguay. Mixed Ability es una experiencia que tiene más de 25 años en Europa. En lo que refiere concretamente al rugby, la idea fue crear un espacio de inclusión en el que personas con distintos tipos de discapacidad –física o intelectualy quienes no las tienen puedan disfrutar juntos de este deporte y de todo lo que lo rodea. En Uruguay se dio a conocer gracias a PUMPAS XV, el equipo argentino de Mixed Ability que vino al país en varias oportunidades invitado por Montevideo Cricket. En la última de ellas, en diciembre pasado, el uruguayo Mauricio Capurro (34), quien tiene un retraso en la maduración cerebral, jugó su primer partido sin saber practicar este deporte. Lo que eso provocó en Mauricio fue tan positivo que su padre Fernando, al enterarse que en junio de 2022 se disputaba el Mundial de Mixed Ability Rugby en Irlanda, resolvió sacar pasaje para él y su hijo para poder aprender más de esa experiencia y empezar a cranear lanzarla en Uruguay. “En Irlanda a Mauri lo recibieron las autoridades del torneo y uno de los equipos que conocimos en el ferry cuando cruzábamos de Liverpool a Dublín lo invitó a jugar un partido. Le regalaron la camiseta, nosotros le regalamos la bandera uruguaya y Mauri anotó un try”, recordó orgulloso Fernando, quien se dedicó a hablar con entrenadores y responsables de los equipos participantes. Cuando regresó a Montevideo se reunió con representantes de Montevideo Cricket, Old Christian y Champagnat para ver de desarrollar la idea en Uruguay. “La pasión y el orgullo con los que Fernando hablaba de su hijo y todo lo que significó para él esa experiencia fue el último empujoncito que necesitábamos para decir ‘sí, hay que hacerlo en Uruguay’”, contó Federico “Quico” Viola, presidente de Champagnat. Por un tema de tamaño de nuestro país se dieron cuenta de que en un principio era algo que no podía encararse en un solo club, sino que debían juntarse varios. Se comenzó por estos tres, pero la idea es que con el tiempo se sumen muchos más, por eso el pasado viernes 9 de setiembre organizaron un lanzamiento en el Estadio Charrúa para presentar el proyecto a la Unión de Rugby del Uruguay. También fueron invitados algunos chicos con discapacidades con sus familias. “Estábamos con mucho miedo de saber qué respuesta íbamos a tener y la verdad que nos sorprendimos porque había mucha gente”, apuntó Quico, impulsor del proyecto en nuestro país junto a Diego Suárez y Gonzalo Laborde, de Montevideo Cricket, y Nicolás Seigal, de Old Christian. En la ocasión estuvo presente Alberto “Uru” Sanabria, alma máter de PUMPAS XV, quien les ha brindado asesoramiento en todo este proceso. “Nos dijo: ‘chicos, esto es pónganlos a jugar, no hay que buscarle mucho misterio. Darles una pelota, enseñarles lo que quieren hacer y que jueguen’”, señaló Quico y añadió que la hija de Sanabria -Guillermina- los ayuda en el manejo de las redes sociales (Instagram: mixed_ability_uruguay). La semillita quedó plantada y ya generó el interés de clubes como All Boys y Carrasco Polo. DEBUT. La mayor prueba de fuego fue la convocatoria para el primer entrenamiento, que se pactó para el pasado jueves 15 de setiembre en cancha de Champagnat (Rambla Gandhi y García Cortinas). A las 19, hora fijada, ya había mucha gente en el lugar a pesar del frío y del paro general marcado por el PIT-CNT. Ex y actuales jugadores de los clubes organizadores, además de entrenadores, dieron la bienvenida a los primeros ocho chicos con discapacidad que se animaron a probarse en el rugby, Marcelo y Ezequiel entre ellos, con sus madres como principales hinchas. Juegos con pelota y distintos ejercicios de entrenamiento fueron compartidos por todos los participantes. “Se respira una linda energía, todos se ríen”, se escuchó comentar entre los presentes. Ese fue uno de los principales objetivos que buscó Fernando desde el inicio. “Charlando en Irlanda me contaron que muchísimos chicos con discapacidad que participaban del Mundial practicaban deportes. Uno hacía remo, otro jugaba al golf, otro boxeo… pero ninguno de esos deportes te da la posibilidad de una inclusión social, de equipo. Esa es la gran diferencia, todos estaban copadísimos porque el rugby les daba un sentido de pertenencia a un equipo, de identidad”, destacó y mencionó como ejemplo el famoso “tercer tiempo”, típico espacio de confraternidad de este deporte. También quedó muy impactado con la independencia con la que su hijo se movió en el Mundial. Mauricio practica equitación diferencial en el Club Hípico Uruguayo y ha corrido seis 10K de Reebok, pero nada de eso le ha dado ese sentido de pertenencia que encontró en Mixed Ability y que también fue destacado por las madres de Marcelo y Ezequiel. “Este proyecto nos da la oportunidad de seguir disfrutando del rugby con amigos que antes fueron rivales y nuestra recompensa es poder ser vehículo para transformar realidades, no solo de los chicos con discapacidades que se sumen a jugar, sino también de sus familias”, indicó por su parte Quico sobre una propuesta que ha demostrado ampliamente como los “no se puede” se logran cambiar por “sí, puedo”, “sí, estoy” y “sí, soy parte de algo que me hace bien a mí y a mi familia”.

es-uy