Preocupan los siniestros de tránsito en menores de edad

Van 11 muertos en moto en 2023; las últimas cifras anuales marcan caída

AGUSTÍN MAGALLANES

2023-01-24T08:00:00.0000000Z

2023-01-24T08:00:00.0000000Z

El Pais Uruguay

https://epaper.elpais.com.uy/article/281522230215019

NACIONAL

A esta altura del año, “preocupa la magnitud de los siniestros de tránsito entre los más jóvenes”. La frase pertenece a Alvaro Galiana, director del Hospital Pereira Rossell, y a quien muchos uruguayos conocieron en la pandemia. La Unidad Nacional de Seguridad Vial comunicó la semana pasada que al 15 de enero, 22 personas murieron en siniestros de tránsito: 18% de los casos fueron en adolescentes de 15 a 19 años, mismo porcentaje que entre los jóvenes de 25 a 29 años. Los 22 casos globales saltaron a 29 entre mediados de enero al cierre de esta edición, dos casos menos que a igual período del año anterior. El caso de un adolescente de 16 años que murió en el acto tras chocar la moto que manejaba contra un auto en ruta 8 no es aislado. Y el panorama preocupa a las autoridades. Junto a él, viajaba otro joven de 14 años que se encuentra internado politraumatizado grave en Montevideo. El director del Hospital Pereira Rossell, Álvaro Galiana, aseguró a El País que le “preocupa” la magnitud de los accidentes de tránsito que se han dado en las primeras semanas de este año entre los más jóvenes. “Cuando hay un niño o adolescente politraumatizado por un accidente de tránsito —que fue embestido o arrollado— habitualmente son extremadamente graves: o se mueren o terminan con secuelas extremadamente importantes”, graficó el jerarca del principal centro de salud infantil del país. El experto con décadas en la medicina manifestó que “es dramático asistir a un niño que queda enfermo de por vida con una secuela grave por un accidente de tránsito”. “Porque era algo que se podía haber prevenido, y eso lo vivimos todos los días”, agregó. Galiana insistió en que los cuadros de salud de los jóvenes accidentados “habitualmente son particularmente severos, con lesiones profundas”. Esto tomando en cuenta que habitualmente los cuerpos tienen una menor complexión física y el daño se agrava por las altas velocidades a las que circulaban cuando se accidentan. La Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev) comunicó la semana pasada que al 15 de enero, 22 personas murieron en siniestros de tránsito. En ese grupo de víctimas fatales, los jóvenes fueron los protagonistas: 18% de los casos fueron en adolescentes de 15 a 19 años, mismo porcentaje que entre los jóvenes de 25 a 29 años. Los 22 casos globales saltaron a 29 entre mediados de enero al cierre de esta edición, dos fallecidos menos que a igual período del año anterior, según supo El País. “Los casos han sido muy impactantes y horribles, que llegan muchísimo por la forma que se dieron, pero no podemos dejar de decir y resaltar que venimos en baja” de accidentes fatales, en un contexto de movilidad “superior”, aseguró a El País el presidente de Unasev, Alejandro Draper. Uno de los casos de mayor repercusión en lo que va de 2023 fue la muerte de una chica de 15 años que viajaba en el ómnibus de Copsa que volcó el 12 de enero en la cuneta del puente del kilómetro 93 de la ruta Interbalnearia. El País tuvo acceso a datos de Unasev referidos a casos como éste, en el que los fallecidos por accidentes eran menores de 19 años. El año más trágico para los más jóvenes fue 2018, con 70 muertos, mientras que en 2019 se registró la mejor cifra del último quinquenio en esta franja: 32 casos. En 2017 hubo 58 casos con vícque timas menores de 19 años, unos 70 en 2018, otros 37 en 2019, 48 tanto en 2020 como en 2021 y 42 casos en 2022. A su vez, si se distinguen por franjas etarias, que se dividen en cuatro grupos (0 a 4 años; 5 a 9; 10 a 14 y 15 a 19 años), en todos los casos la fracción más afectada es la que va de 15 a 19 años, como la del caso en ruta 8. En 2017 fueron 39 casos de este subgrupo, 49 en 2018, 25 en 2019, 36 en 2020, 32 en 2021 y 31 en 2022. Cabe destacar se registraron fallecidos en las cuatro franjas durante el último quinquenio. Tomando en cuenta a los más pequeños (0 a 4 años), en 2017 hubo tres casos, un año después nueve casos, en 2019, misma cifra en 2020 y 2021 seis casos respectivamente, y uno en 2022. En el siguiente grupo (5 a 9 años), hubo siete casos en 2017, tres en 2018, cuatro en 2019, otros tres en 2020, cuatro en 2021 y dos el año pasado. En tanto, en la franja de 10 a 14 años se registraron nueve casos fatales en 2017 y 2018, dos en 2019, tres en 2020, seis en 2021 y ocho en 2022. En cuanto a la jurisdicción de dónde ocurrieron los siniestros de tránsito en los menores de 19 años, varía según cada año. En 2017 hubo más fallecidos en esta franja etaria en rutas nacionales (30) y a nivel de caminos departamentales el peor año fue 2018 (42). Otra distinción que hace Unasev es el momento del fallecimiento. En 2018 la mayor parte de los casos murieron en el lugar del accidente, con 40 casos; otros 30 casos fueron en los hospitales. Mientras que en el año pasado, 23 jóvenes de 15 a 19 años murieron en el lugar del siniestro de tránsito. “Es insólito que se están yendo las vidas jóvenes porque no tienen la percepción del peligro, del riesgo” al momento de conducir, lamentó Draper, que remarcó la importancia de la educación vial.

es-uy